martes, 31 de enero de 2017

Preguntas para hacerse sobre su plan de marketing

Si usted recién empieza un negocio y le han aconsejado escribir un plan de negocios, no va a equivocarse si primero escribe plan de marketing.

Después de todo, su plan de negocios no va a tener sentido si usted no ha identificado su mercado, y si usted no cuenta con un plan describiendo cómo va a llegar a él.

Su plan de marketing no necesita tener intrincados detalles sobre cada táctica de marketing, cada actividad de venta, campaña de avisos o gacetilla de prensa que usted va a poner en funcionamiento. Lo que necesita es ser un documento conciso, claro y coherente que responderá a un número de preguntas sobre dónde está su mercado, quiénes lo conforman, cómo va a llegar a ellos, contra quién usted va a competir y cómo podrá establecer un nicho.

Una manera útil de encarar esto es mirar el asunto desde el punto de vista de alguien que está tratando de entender su estrategia de marketing, y las preguntas que esa persona podría hacer para ayudarlo a explicarla.

Aquí hay diez ejemplos de preguntas que alguien puede preguntar sobre su estrategia:

1) ¿Cuál será su fuente de nuevos negocios número uno, y cómo llegará a ella? En otras palabras, ¿hay un tipo particular de consumidores, o un canal específico de ventas, que será su generador principal de ganancias? ¿Qué hará usted específicamente para enfocarse en ellos?

2) ¿Puede explicar qué va a comercializar su negocio? En efecto, ¿qué va a vender, cómo lo va a vender y a quién lo va a vender?

3) Después de haber hecho la primera venta a un cliente, ¿qué métodos de comunicación y marketing va a utilizar para vender a esos clientes de nuevo?

4) ¿Cuál es la mayor debilidad de su competencia, y cómo puede explotarla?

5) ¿Cuál es la mayor ventaja de su competencia sobre usted? ¿Qué va a hacer al respecto?

6) ¿Cuál es su Propuesta Única de Valor en su mercado que va a hacer que sus clientes prefieran comprarle más que a sus competidores? ¿Cómo la va a comunicar en sus actividades de marketing, publicidad y ventas?

7) ¿Su estrategia implica ganar plata en la primera compra de sus clientes, o está planeando hacer que sus clientes compren en su negocio una y otra vez, repetidamente?

8) ¿Cuál es el valor vitalicio de sus clientes? En otras palabras, ¿Cuánta ganancia va a generar su cliente durante todo el período de tiempo que esté relacionado con su negocio? ¿Puede explicar cómo calcular esto?

9) ¿Cómo va a testear todos los aspectos de sus actividades de marketing y ventas para estar seguro que van a funcionar efectiva y rentablemente? ¿Cómo va a ajustar y cambiar cosas para reflejar lo que funciona y lo que no?

10) ¿Quién va a ser el responsable del marketing y la venta de su producto o servicio, y qué presupuesto mensual le va a asignar durante el próximo año para que esto ocurra?


Por supuesto, hay muchas otras posibles preguntas para preguntar sobre su negocio y su estrategia de marketing, pero al responder a preguntas clave como las mencionadas arriba le va a brindar un enfoque claro y algunos puntos útiles para comenzar a escribir su plan de marketing.

Y usted no necesita hacer un gran esfuerzo para escribir su plan de marketing. De hecho, usted puede hacerlo en un día, o menos. Para empezar, no se preocupe por el estilo "literario" y no se complique. Abra un documento de Word...y empiece.

¿Quiere expresar su opinión? Use la "caja" de comentarios que se encuentra más abajo.



SEMINARIO "TÉCNICAS DE VENTA DE ALTO IMPACTO"
En este seminario los vendedores aprenden un proceso de venta de seis pasos sencillos que provee un proceso estructurado, sencillo para recordar y aplicable a todas las situaciones de ventas.


Haga click aquí para ver más información

martes, 24 de enero de 2017

10 razones por las que los vendedores fracasan

Esta es mi lista de las 10 razones por las cuales las personas (y, especialmente, los que recién empiezan) fracasan en desarrollar una carrera profesional en ventas:

Razón #1: Porque basan su propia valía en lo que piensan los demás. 
Si usted define su valor profesional a partir de lo que usted cree que piensan de usted su jefe, sus colegas o sus clientes, rápidamente va a recibir un golpe de alguien cargado de criticismo. En estos casos, vender le va a parecer una sucesión de horribles e intolerables rechazos.

Razón #2: Porque piensan que los fracasos pasados determinan el futuro.
Algunas personas ven los fracasos como algo tan doloroso que tratan de evitarlo a toda costa. Como resultado de esto, evitan cualquier situación en la cual existe riesgo de fallar. Pero dado que en todo esfuerzo por vender existe un riesgo, estas personas rara vez logran algo importante en ventas.

Razón #3. Porque creen en el destino o en la suerte. 
Algunas personas creen que su situación en la vida y su futuro como seres humanos están determinados por la suerte, el destino o la intervención divina. Estas creencias mantienen a la persona con el foco puesto en lo que no puede cambiar,no en lo que sí puede modificar.

Razón #4: Porque carecen de la actitud correcta. 
Para un vendedor profesional la actitud correcta consiste en 3 cualidades: la empatía, para entender las necesidades de su cliente; la confianza, para llevar a los clientes a estar dispuestos a comprar, y la determinación, para usar el rechazo y los retrocesos ocasionales como alicientes para seguir avanzando.

Razón #5: Porque no perciben las sutilezas. 
Cuando los vendedores mediocres hablan con los clientes están tan concentrados en "hacer la venta" que pierden los matices de la relación con el cliente. Los vendedores profesionales saben que el elemento más importante de una entrevista de venta exitosa es el valor que el profesional de la venta puede brindar al cliente.

Razón #6: Porque piensan que estarían mejor haciendo otra cosa. 
Los vendedores que fracasan suelen pensar que ellos "están para otra cosa." Si un vendedor cree que su ocupación ideal sería ser futbolista, músico, poeta, mecánico dental o cualquier otra cosa que no sea la venta está saboteando su propia carrera en ventas.

Razón #7: Porque no aprenden de sus errores. 
Los vendedores tienden a evitar la reflexión sobre sus fallas y prefieren examinar únicamente sus éxitos. Sin embargo, hasta que usted entienda cómo, dónde y porqué su proceso de  ventas no funciona es imposible corregir los problemas en su enfoque de las ventas.
 
Razón #8: Porque no pueden seguir instrucciones. 
Las habilidades para vender deben aprenderse. Algunas personas son resistentes por naturaleza al aprendizaje de nuevas ideas y nuevas técnicas, especialmente si ya han alcanzado un cierto nivel de efectividad. Muchos vendedores se han estancado en un nivel bajo de productividad debido a su incapacidad para comprender que se necesitan nuevas habilidades para ir avanzando en la carrera de ventas.

Razón #9: Porque carecen de honestidad. 
Las ventas se basan en las relaciones y las relaciones se basan en la confianza. Las personas que mienten o "dibujan" la verdad pueden ser buenos para el fraude, pero no lograrán grandes progresos en una carrera honesta de ventas. La mayor parte de los clientes pueden "oler" cuando un vendedor no es sincero. Y evitan comprarle.

Razón #10: Porque pueden pero no quieren hacer el trabajo. 
Esto vale para cualquier trabajo en el mundo. Los vendedores que no logran sus objetivos no pueden o no quieren hacer lo que es necesario para conseguir una venta. Cuando usted no puede hacer bien su trabajo es
porque no sabe cómo hacerlo. Cuando usted no quiere hacer el trabajo, es porque sencillamente perdió la motivación. 

Y usted, ¿qué piensa? ¿Tiene otras razones para agregar a mi lista?

SEMINARIO "TÉCNICAS DE VENTA DE ALTO IMPACTO"
En este seminario los vendedores aprenden un proceso de venta de seis pasos sencillos que provee un proceso estructurado, sencillo para recordar y aplicable a todas las situaciones de ventas.

Haga click aquí para ver más información

miércoles, 11 de enero de 2017

Cómo alcanzar sus objetivos de venta todos los meses


Los objetivos de ventas son números que, por lo general, son fijados por personas que no venden. Personas que se concentran predominantemente en "los números."

La mayoría de los vendedores que no logran alcanzar los objetivos establecidos de ventas carecen de habilidades de ventas, o no creen demasiado en lo que venden. Si ese es su caso, adquiera más habilidades o cambie de trabajo.

HECHOS: usted sabe qué tiene que hacer. ¿Por qué, entonces, no lo hace?

Aquí van 8 razones por las cuales usted no alcanza el número deseado:
(Las respuestas, entre paréntesis)
1. Usted no conoce realmente sus números. (Vuelva atrás: ¿Cuántos clientes potenciales necesita contactar para conseguir una entrevista? ¿Cuántas entrevistas necesita hacer para cerrar una venta?)
2. Usted no está trabajando en forma consistente. (Dedique tiempo para conseguir entrevistas y para hacer seguimiento)
3. Usted está metido en lo suyo y no sabe cómo hacerlo. (Deficiente capacitación en ventas. ¿Haga algo, pronto!)
4. Usted es haragán. (Consiga otro trabajo)
5. Usted tiene malos hábitos de trabajo. (Usted puede cambiar sus hábitos)
6. Usted tiene un mal jefe. (Esta no es una buena razón para fracasar si usted está firmemente determinado a conseguir el éxito.)
7. Poca información disponible. (Consíga la información usted mismo)
8. Mala compensación. (Cambie de empleador) Si usted está luchando para cumplir con sus objetivos mensuales, piense en esto: suponga que su cuota mensual fuera el doble de lo que es, y usted tiene que conseguir
un 25% cada semana en vez de alcanzar su cuota completa el último día del mes. ¿Podría lograrlo?

Respuesta: seguro que puede. Pero con una condición. Debe tener en marcha la cantidad suficiente de oportunidades de mercado y de trabajo para hacer que suceda. Vamos a suponer que su objetivo es de $100,000
por mes en ventas ($25,000 por semana), Si su tasa de cierre es del 25% para alcanzar su objetivo mensual usted tiene que estar trabajando sobre oportunidades que valgan $400.000.

Para mantener sus oportunidades latentes usted tiene que ser disciplinado, profesional y constante. Si no lo es, sería mejor que se dedique a otra cosa.

Estos son los números que le permitirán llenar su billetera: 
- Haga 10 llamadas a nuevos clientes cada día. 
- Consiga 10 entrevistas con nuevos clientes cada semana. Mejor si las consigue el lunes. 
- Haga 10 llamadas de seguimiento por día. 
- Asista al menos a una reunión o a un evento de su industria por semana. 
- Haga al menos una presentación impactante a un cliente por día.

Y mantenga registros actualizados de su actividad. Si no lo hace, su capacidad para el seguimiento se va a ver afectada.

Piense en la mejor semana de ventas que haya tenido. Recuerde qué hizo para que fuera la mejor semana. Le garantizo que si usted hace lo mismo cada semana sus ventas (¡y sus ingresos!) crecerán. Lo único que hace
falta es determinación y trabajo duro. Ni más ni menos.

SEMINARIO "TÉCNICAS DE VENTA DE ALTO IMPACTO"
En este seminario los vendedores aprenden un proceso de venta de seis pasos sencillos que provee un proceso estructurado, sencillo para recordar y aplicable a todas las situaciones de ventas.



Haga click aquí para ver más información

martes, 27 de diciembre de 2016

Lecciones de ventas de 2016

No sé qué opina usted, pero para mí 2016 fue un año muy interesante. En estos doce meses estuve pensando sobre las lecciones que aprendí trabajando con mis clientes. Estas son cuatro de ellas.El proceso de toma de decisiones es cada vez más complicado
Si usted vende una solución empresarial (un servicio de software, por ejemplo) el proceso de toma de decisiones de sus clientes potenciales es de por sí complejo. Es poco habitual que una única persona tome la decisión final de compra sin consultar a otras personas dentro de la compañía. De hecho, unas cuantas personas están implicadas incluso en decisiones de compra menos importantes.

Más aún, en algunas situaciones, su cliente puede incluso no saber quién más dentro de su empresa debe estar involucrado en el proceso de toma de decisiones de compra. Esto quiere decir que usted debe ayudarlo a darse cuenta de ello. Si usted no se ocupa de esta cuestión o lo ignora, podría terminar descarrilando y derrochando su tiempo.

Ellos siempre pueden disponer de presupuesto
Este año estuve trabajando con una empresa que al principio no disponía de presupuesto para la iniciativa de capacitación en la que estábamos pensando. Sin embargo, ellos vieron la necesidad y la oportunidad de mejorar el negocio, por lo que "encontraron" el dinero para financiar el proyecto. Aprendí tres lecciones de esto:
  1. Es crítico demostrar de una forma clara el verdadero impacto del problema del cliente y las implicancias de no hacer nada al respecto.
  2. Usted necesita posicionar su solución al problema de manera tal que el resultado en términos económicos sobrepase a la inversión requerida.
  3. Es esencial negociar con las personas correctas

Suba directamente a la oficina del jefe
Las únicas personas que pueden aprobar inversiones por afuera del presupuesto son los directivos principales de la empresa. Siempre supe esto, por lo menos teóricamente, pero este año lo confirmé en forma práctica y definitiva. 

En el ejemplo mencionado en el punto anterior, mi contacto en la empresa era un gerente "medio" al cual pude convencer para que me contacte con el Director Comercial. Después de una reunión cara a cara y unas cuantas conversaciones telefónicas, pudimos hacer avanzar el acuerdo y finalmente el proyecto se concretó.
 Un interlocutor no es suficiente
Este año he visto que muchos acuerdos no se concretaban porque el vendedor se apoyó en una sola persona en la empresa cliente.

En un caso, el contacto clave abandonó la empresa justo antes de que se firme el contrato, lo que dejó al vendedor con muchos problemas para cerrar el trato. En otro caso, la venta terminó en manos de un competidor porque el vendedor de la competencia consiguió el apoyo de varias personas en la empresa, mientras que el vendedor de mi cliente había desarrollado un sólo contacto.

Y usted, ¿qué tiene para decir sobre las lecciones de 2016? What about you? Escriba su comentario en el cuadro de abajo.

-----------------------------------------------------------------------
CURSO DE CAPACITACIÓN A DISTANCIA
"TÉCNICAS PROFESIONALES DE VENTA"

Aprenda las técnicas más eficaces para vender profesionalmente. 
Usted realiza este curso a distancia, sin moverse de su casa. Lo inicia cuando usted quiere y lo hace en el tiempo que usted disponga.

martes, 29 de noviembre de 2016

3 elementos para un equipo LDV

Tengo una pregunta para usted. ¿Cómo marchan sus ventas?

Para muchas empresas, la respuesta a esta pregunta no es la que desearían. Tal vez su respuesta sea "No son lo que deberían ser". Usted observa a su equipo de ventas y ve un grupo de vendedores inteligentes y expertos, que conocen el mercado muy bien, y entonces se pregunta "¿Qué es lo que no estamos haciendo bien?"

El camino a las ventas exitosas está determinado por múltiples factores, pero el más críticos es su equipo de ventas. De acuerdo, tener una marca fuerte es importante y hacer publicidad es importante. Pero la verdad es que si usted no tiene un gran equipo de ventas, puede perder muchas ventas. Si usted quiere mejorar sus ventas, donde primero tiene que mirar es en su equipo de ventas.

¿Tiene usted la gente correcta, en los papeles correctos, con los incentivos correctos para ayudar a que su empresa logre la diferencia en ventas (L.D.V.)?

1. La gente correcta. Determinar si usted tiene la gente correcta en ventas puede ser un ejercicio penoso. Hay muchas variables que entran en el análisis sobre qué es lo que vuelve exitoso a un vendedor, como la experiencia, las habilidades, el conocimiento del mercado y del producto, etc. Pero la variable que produce el mayor impacto es la personalidad del vendedor. ¿Qué necesita usted? ¿Cazadores o cultivadores?

El cazador es la persona que pone toda su energía en la "caza" de las nuevas oportunidad. Son esos vendedores que descubren rápidamente una oportunidad de negocios (incluso cuando no parece existir) con un prospecto, y encuentran la solución que se adapta a sus necesidades. El cultivador es el vendedor que cultiva y desarrolla relaciones y oportunidades, casi siempre con los clientes existentes. Es la clase de vendedores que hacen que un cliente bueno se vuelva excelente por la propia naturaleza de sus relaciones y por la lealtad que obtienen gracias a sus esfuerzos.

Todas las empresas necesitan de ambos tipos de vendedores. Si su equipo de ventas sólo tiene cazadores, podrá conseguir nuevos clientes bastante rápido, pero va a sufrir de importantes tasas de rotación y deserción de
clientes. Si su equipo es de cultivadores solamente, puede tener una base de clientes leales, pero el crecimiento será lento por la dificultad para conseguir nuevos clientes. Sobre la base de los objetivos de su empresa, usted deberá asegurarse de contar con una buena mezcla de cazadores y cultivadores. (más sobre este tema ingresando aquí

2. Los papeles correctos. A menudo he observado equipos de venta que poseen la gente correcta, pero en papeles incorrectos. Por ejemplo, colocando a un cazador sentado en un escritorio atendiendo a los clientes existentes, o pidiendo a un cultivador que salga al terreno a "cazar" nuevos clientes. Este es un escenario habitual en organizaciones de ventas que no están operando en los niveles que podrían alcanzar. La estructura de la fuerza de ventas debe diseñarse para lograr los objetivos de la empresa. ¿Qué quiere usted? ¿Conseguir un elevado crecimiento, entrar en nuevos mercados, o mejorar la lealtad del cliente? Estos objetivos determinan los papeles que usted va a definir para su equipo de ventas, y las personas que asumirán esos papeles.

3. Los incentivos correctos. El tercer elemento para un equipo de ventas L.D.V. es la compensación, tal vez el elemento que peor se administra en muchas organizaciones de ventas. Algunos planes de compensaciones que he visto consiguen el efecto exactamente opuesto al que intentan obtener. Los vendedores están disconformes, los gerentes están disconformes, el departamento de administración está disconforme. Cada una de estas partes está disconforme por diferentes razones, pero el resultado es el mismo. Un plan de compensaciones efectivo debe considerar la mezcla entre pago fijo y pago variable, las "metas", la fecha de pago y los premios por productividad.

Un equipo de ventas con la gente correcta, en los papeles correctos y con los incentivos correctos, es el primer paso para lograr la diferencia en ventas. Además usted tiene que tener un proceso de ventas sólido, dotar a su equipo con las herramientas de ventas necesarias para cada paso en el proceso, y proveer capacitación continua para perfeccionar constantemente las destrezas existentes.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Entrene a sus clientes para que valoren su tiempo



En mis seminarios de ventas siempre hay alguien que me formula la siguiente pregunta: "Alejandro, ¿Cómo puedo hacer para que mis clientes no me llamen fuera de mi horario de trabajo, o sea, a toda hora y por
cualquier problema que aparezca?"

Muchos vendedores se ven a sí mismos como una extensión de las operaciones de servicio al cliente de sus empresas. Dicho de otra forma, estos vendedores creen que la razón por la que sus clientes hacen negocios con ellos es porque ellos, como vendedores, están siempre disponibles para responder a cualquier inquietud de sus clientes. Estos vendedores inadvertidamente acostumbran a sus clientes a llamarlos ante cada problema o necesidad que tienen. Algunas veces muchas de estas llamadas y problemas podrían y deberían ser dirigidas al personal de atención al cliente dentro de la empresa, y no al vendedor.

Esta es una trampa habitual en la que caen muchos vendedores. En un esfuerzo por llenar su día de actividad, y para ser vistos como importantes para el cliente, estos vendedores pasan su día de trabajo respondiendo a cada solicitud de sus clientes. Esto crea una gran lista de "cosas para hacer" para el vendedor, lo que lo tiene muy ocupado y sentirse muy necesario.

De todos modos, esta no es una manera inteligente de definir y realizar el trabajo de vendedor. El profesional de ventas debería ser visto como un consultor por su cliente. Alguien que se preocupa por el negocio del cliente, alguien que crea y presenta soluciones creativas para las necesidades del cliente.

Preguntas y asuntos relacionados con devoluciones, facturación, detalles de entrega o pedidos rutinarios, entre otros, son todas cuestiones que pueden ser manejadas más apropiadamente por un vendedor "interno" o por el personal de atención al cliente.

Un vendedor no se hace ningún favor en el largo plazo si intenta manejar personalmente cada problema del cliente. Desde mi perspectiva como comprador, yo me pregunto qué tan bueno es un proveedor si, ante cada
problema que aparece, tengo que solucionar cada aspecto rutinario con el vendedor, en lugar de manejar el asunto con un empleado de servicio al cliente. Si el vendedor tiene que ocuparse de cada problema que surge,
realmente me surgen dudas sobre el valor real de ese vendedor.

Por lo tanto, el verdadero problema es cómo define usted su trabajo como vendedor. ¿Qué es usted? ¿Alguien que sale corriendo ante cada inquietud de sus clientes? ¿O un profesional capaz de responder a las necesidades de su cliente?

Una vez que usted resuelve la definición de su trabajo y el modo en el cual usted se posiciona, la respuesta a la pregunta anterior aparece más clara. Si usted quiere ser el "perro faldero" de su cliente, no se queje si recibe llamadas de sus clientes por las noches, sábados y domingos. Hasta es posible que lo disfrute. Tal vez esto le de la sensación de estar muy ocupado, y de ser alguien muy importante.

Pero si usted se ve a sí mismo como un profesional, entonces usted necesita entrenar a sus clientes a manejar sus asuntos rutinarios con la gente de la oficina que se ocupa de servicio al cliente, y usar su tiempo de manera productiva para desarrollar nuevos negocios para su compañía.

Entrene a sus clientes. Dígales con quién tienen que hablar en la empresa para cada uno de los asuntos de rutina que aparezcan. Deje de responder llamadas de clientes después de las siete de la tarde, los sábados a la noche o los domingos a la mañana. Usted también se merece una vida mejor. Pero para eso tiene que entrenar a sus
clientes al respecto.


MANUAL "PREPARE PROPUESTAS COMERCIALES EFICACES"
Usted también puede preparar propuestas comerciales convincentes y de calidad.
¡Aproveche esta oferta especial por tiempo limitado!
Click aquí para ver toda la información sobre esta oferta especial

jueves, 8 de septiembre de 2016

¡Involúcreme!

Estoy en un gran centro comercial. Uno de los más grandes de la Argentina. Si usted tiene un negocio en este centro comercial sabe que el alquiler del local comercial es uno de los más caros del país.

En este caso soy un comprador. Miro dentro de los locales que me atraen o que venden productos que me gusta comprar. Muchos de los locales en este centro comercial cumplen con alguno de esos dos criterios.

Las vidrieras son atractivas. Todo brilla, todo reluce. Los clientes se ven animados, casi festivos. Gente con bolsas de compras. Grandes bolsas llenas de artículos que acaban de adquirir. Caminando por el centro comercial buscando comprar todavía más.

En todo este cuadro hay algo que no encaja: los vendedores. El centro comercial es bueno, los artículos son buenos, los clientes son buenos y están dispuestos a comprar. Pero los vendedores son malos.

"¿En qué lo puedo ayudar?" "No, gracias, solamente estaba mirando."

O, si usted necesita ayuda u orientación, ocurre que los empleados están hablando en forma animada entre ellos. En algunos de los negocios hay una persona de seguridad con su uniforme, parado serio en la puerta, estoicamente, generalmente gruñendo. Una personalidad interesante para marcar el tono de su visita.

Parece que nada de esto importa. A pesar del guardia de seguridad, a pesar de los vendedores descuidados, los compradores compran igual. Yo les digo a los dueños de esos negocios que si sus vendedores se involucraran sus ventas podrían duplicarse.

Pero muchos comerciantes parecen no haberse dado cuenta de esto todavía.

¿Cómo involucra usted a sus clientes? No digo "recibirlos", digo "involucrarlos."

Estas son las reglas para involucrar al cliente. Juzgue usted mismo:

1. Sonría. Su sonrisa le dice al cliente que él es bienvenido. ¿Sonríe usted cada vez que recibe a alguien en su negocio?

2. Sea amistoso. Es algo que sale de adentro. Es su personalidad y su actitud. También es algo que le facilita al cliente ser más abierto con usted. ¿Es usted amistoso, siempre?

3. Haga una pregunta que genere un diálogo interesante. Una pregunta que comprometa. También puede ser una frase. En una tienda puede ser "Tengo algo que es perfecto para usted." ¿Tiene usted cinco preguntas o frases que involucren al cliente?

4. Sinceridad. Este es un elemento de compromiso tan obvio por su ausencia como por su presencia. Si a usted no le gusta su trabajo, si a usted no le gusta su empresa, su sinceridad va a estar en cuestión, igual que sus ventas. ¿Le gusta a usted suficientemente lo que hace como para ser sincero al respecto?

5. Contacto visual. Mire a la gente a los ojos al recibirla. Hace que confíen en usted. ¿Cómo califica su contacto visual? ¿Cómo podría mejorarlo?

6. Conocimiento del producto o servicio que usted vende. Para involucrar a un cliente esto es fundamental. ¿Es usted un experto en lo que vende?

7. Un deseo genuino de ayudar. Este es un elemento personal. Tiene que ver con su carácter. ¿Está usted dispuesto a servir a otros?

8. Un incentivo (comisión) para vender más. Si usted sabe que hay una recompensa al final de un día exitoso, usted va a esforzarse más para ganarla. ¿Cuál es su incentivo?

9. Habilidad para contestar a las preguntas del cliente de una forma que desemboque en la venta. No basta con solamente responder las preguntas; trate de descubrir porqué las preguntan. ¿Qué tipo de respuesta da usted a las cinco preguntas más comunes que le hacen?

10. Dígame qué es lo que usted puede hacer, no me diga lo que no puede hacer. No me diga "no me queda", dígame qué otra alternativa tengo. O qué va a hacer para conseguirlo. ¿Qué tan fácil es para sus clientes comprarle?

11. Pida la compra. La mayoría de las oportunidades de venta se pierden porque los vendedores fallan en solicitar la compra. ¿Pide usted al cliente que compre, siempre?

Involucrar al cliente es uno de los aspectos más eficaces del proceso de ventas. También es uno de los menos conocidos, y menos usados. Le propongo que adopte mi frase: "A la gente le gusta comprar, pero odia que le  vendan".

El desafío para usted es dialogar con el cliente de manera que las cosas sean sencillas para él, que se entusiasme y que quiera comprarle.

Y no importa si su negocio está en el centro comercial más importante del mundo, o si es una pequeña tienda de barrio. Preste atención a estas once reglas. Entrene a su personal en estas reglas. Y si usted es un vendedor, aprenda y domine estas once reglas.

Nunca deja de sorprenderme la forma en la que la gente en los negocios no aprovecha la oportunidad que se le ofrece cada vez que un cliente llama o entra a su negocio interesada en comprar.

En estos tiempos complicados, el poder de involucrar al cliente puede ayudar a conseguir lo único que importa en su negocio: ganancias.